Verdadera Oracion a Yemaya

Una oración a Yemayá debe ser verdadera. Es decir, cada palabra, cada frase, cada estrofa, cada párrafo debe ser el correcto para que la oración tenga efecto. Es decir, en muchos lugares circulan oraciones falsa a la Diosa de los mares. Por ejemplo, hay arcanos que venden oraciones inventadas por ellos. Estas no son las verdaderas oraciones a la diosa de los mares creadas por la tribu yoruba.

Los arcanos comercializan muchas de estas oraciones solo para ganar un poco de dinero. Luego cuando pedimos a Yemayá mediante esas oraciones no vemos ningún efecto producido, ya que esas oraciones no están formuladas con la correcta fe, ni con las correctas palabras que deben decirse a la diosa de los mares.

 

conquistar

 

También internet proporciona mucha religión mentirosa. Es decir, podemos buscar una oración verdadera a Yemayá, pero quizá la oración que encontremos no sea la verdadera, solo sea un invento de alguien que no sabe y no conoce las raíces de esta diosa.

Si vamos a pedirle algo a la Diosa de los mares y de las mujeres, debemos realizar una oración verdadera a Yemayá. Usar otras palabras es lo mismo que nada. No son las palabras correctas para invocar a nuestra diosa. Las palabras correctas han sido escritas por sus primeros devotos de la tribu yoruba. Incluso, si pedimos a Yemayá mediante una oración que no es la correcta, los efectos pueden ser los contrarios a lo que estamos pidiendo.

La oración verdadera a Yemayá, la diosa de los mares y de las mujeres es la siguiente: “Oh madre de las aguas, grande es tu poder, grande es tu fuerza y tu luz, grande es tu amor por tus hijos, como lo es la sabiduría con que gobiernas desde todos los océanos y mares. Has que llegue a ti mi pedido y hazme los favores de alejar de mi rumbo a los enemigos y ahogar en mi a mis temores. Que no llegue a mi hogar la tristeza ni rencores o pesares. Que sea tu grandeza la mayor riqueza que me dispensares. Salve Yemayá doña Yanaina.

Cualquiera fuera tu nombre, cualquiera fueran las playas y costas que tus aguas besaren, cualquiera el ritmo incesante de tus olas, de tus mares, mi fe en ti deposito, como parte de la creación de Dios en la tierra. Es por eso que te pido y se que mi ruego será atendido si es justo y bien merecido.

Comments are closed.